Maroon 5 – V

   Por: Juan Ignacio Cornejo K.     


  La pregunta es si Adam Levine está dispuesto a que su público envejezca con él.

No hay mucha vuelta que darle a lo de Maroon 5: sostenerse en la veta del pop de fácil digestión exige dominar constantemente ciertos aspectos que en su nuevo V lucen parcialmente domesticados. Las melodías pegajosas no abundan, pero “Maps”, “Sugar” o “In Your Pocket” sacan la cara en esa pelea. Hay una buena balada con “Unkiss Me”, pero quedamos cortos en lo de ‘pucha qué es bonito el amor’. Flaqueamos en cuestiones que a la altura de un quinto álbum no debería pasarle a la pandilla de Adam Levine: una mala colaboración (“My Heart Is Open” con Gwen Stefani es realmente insoportable), canciones que suenan cansadas del arranque (a pesar de la instrumentación tan discotequera) y la carencia de al menos un estribillo que hagan que todos se paren de la silla y digan ‘acá está el hit’ (lo más cercano a dicha excitación es “Sugar”).

 

La mayoría del tiempo hay mejores ideas que en el pobrísimo Overexposed, y este V igual queda recomendado para los que busquen un refresco. La pregunta es si Levine está dispuesto a que su público envejezca con él o quiere seguir capturando audiencia fresca. El discurso dirá lo segundo, pero las canciones vitorean la primera opción como un lema de campaña.

 

“Maps”

 

“Sugar”

Comentarios

comentarios