Motörhead – Aftershock

   Por: Rodrigo Ulloa     


  Motorhead es al rock lo que la piscola es a la fiesta.

Hay gente que ha anunciado la muerte de Dios, pero nadie aún se atreve a retirar a Lemmy Kilmister de los escenarios. Ergo, Lemmy Kilmister 1 – Dios 0. Esto, a pesar que el trío ha tenido que suspender en dos oportunidades su tour europeo. Pero de ahí a dejar de grabar su nuevo disco hay un mundo de diferencia.

 

Aftershock salió en la fecha prometida y para ser sinceros, Lemmy no suena ni cerca de estar enfermo ni cansado. Quizás la gran gracia de Motorhead es que sus 23 discos suenan iguales, algo que a estas alturas califica como una virtud. Como siempre, la matriz de rock and roll está ahí, casi sin modificarle un pelo y como es de costumbre, lo intentan tan bien como un par de blues. Otro género que le viene muy bien al trío.

 

En resumen, Motorhead es al rock lo que la piscola es a la fiesta. Un disco que nos ofrece el mismo sonido de 22 discos anteriores y eso en la banda de Lemmy, es una muy buena noticia.

 

“Heartbreaker”

Comentarios

comentarios