Alain Johannes: “La gente reconoció el talento de Eleven”

   Por: Paula Castillo     

ALAIN JOHANNES2

Dimensionar la influencia de Alain Johannes resulta tremendo. El hecho de ser un chileno criado en Estados Unidos, con 20 años de carrera musical -y codéandose con los pesos pesados del rubro-, sonó como un gran mito en nuestra escena. Lo poco y nada que sabíamos de él, era por sus amigos y los trabajos que hizo con ellos. Y ustedes saben que no hablamos de cualquier amigo. O si no, preguntémosle a Josh Homme.

 

En tal contexto, fue su acercamiento a las redes sociales el motivo que lo hicieron volver a Chile. Después de su visita al Maquinaria de 2011, lo vimos en acústico, como telonero de Queens Of The Stone Age y en esta oportunidad, en el marco del Santiago Gets Louder. Fue ahí donde lo pillamos y conversamos sobre sus proyectos y el reencuentro con nuestro país, a través de su música.

 

Tuvimos la oportunidad de presenciar tu show en Valparaíso y ahora, en el Santiago Gets Louder. ¿En qué se resume este show?

-Es casi casi igual. Hubo un par de modificaciones, porque la verdad que varió con los ensayos y con el nuevo tema que estamos practicando de Eleven. Fue un show muy entretenido, vimos el set y va a ser bastante parecido.

 

Había una canción de Eleven que no tocabas desde 1996. Cuéntame por qué elegiste Valparaíso para interpretarla.

-Ah, “Seasick of You”. Bueno, por una parte, es una canción que se hizo una vez que Jack (Irons) se fue de la banda, por lo que Matt Cameron participó en ese tema y a partir de eso, no la he tocado mucho -él igualmente colaboró en “Why” y otro par-. Por la manera en la que hicimos la gira, ese tema es uno de los favoritos de Cote (Foncea) y me preguntaron, “¿por qué no la tocamos?”.

 

Llevas cerca de 25 años o más de carrera y ahora, con Chile, tu vínculo cada vez se ha ido fortaleciendo. ¿Qué se siente redescubrir tu país pero a través de la música?

-Lo increíble es que ha sido como una nueva vida para la música de Eleven, porque cuando empezó todo con YouTube, hubo radioaficionados que empezaron a subir nuestras canciones -esos discos no salieron más que en los Estados Unidos, en Europa tampoco-, entonces le han dado nueva vida. La gente reconoció el talento de la banda, y a veces pienso que un poco por lo que decía Natasha, que había mucha gente que le gustaba nuestra música porque estábamos trabajando siempre contra la pared.

 

Te acabas de integrar a Charco, estás compartiendo con artistas chilenos y, si no me equivoco, se viene una colaboración con Weichafe…

-Sí, vamos a trabajar en conjunto en un disco el año que viene. Desde que nos conocimos tenemos una resonancia y vamos a continuar en eso, colaborando musicalmente. Además que yo trabajé en el disco de Ángelo, en un tema llamado “Ella y Yo”.

 

Además, tienes un single que va a salir dentro de pocos días con Ten Commandos. Cuéntame un poco: ¿visionan algo más definitivo? ¿o fue algo que surgió en el momento y ya está?

-Yo creo que vamos a seguir de vez en cuando, claro, por la agenda de ellos. Empezó cuando fui a visitar a Matt, unos meses después que falleció Natasha –me quedé con él una semana- y una mañana escribimos dos temas, para luego ensayar en el estudio de Pearl Jam por cinco días. Para entonces, ya teníamos 10 canciones. Después no pasó nada hasta el año pasado; ingresó Dimitri Coast como segundo guitarrista y compositor y por dos semanas, grabamos en el estudio de Stone y después en mi estudio otras dos semanas. Ahí se quedó y esperamos hacer la mezcla, masterizarlo y por fin, invité a Matt Lanegan -que canta el single-, después invité a Nikka Costa -que es una amiga-, y yo también canto. Eso va a salir por Monkeywrench en noviembre. Espero que podamos lograr hacer un show el próximo año, por lo menos con todos, y después seguramente habrá más tiempo para hacer una pequeña gira, o venir para acá. Me encantaría.

O componer otro disco, casi como una especie de colaboración como con Desert Sessions, ¿no? Un colectivo que de repente tiene miembros que siempre están ahí, mientras que aparecen diferentes cantantes.

 

 

¿Cómo se cruzan las ideas en una superbanda? ¿Se contraponen, hay ideas muy distintas?

-En mi experiencia, la verdad es que una vez que se suma un grupo de personas –cada uno con su trayectoria en la música-, pero también se juntan porque hay una amistad, una conexión, una especie de química, entonces, es muy entretenido. Nos llevamos muy bien. O sea, Ben viene con una canción, comenzamos a desarrollarla, después de una hora ya la tenemos, luego la grabamos, ponemos un par de guitarras, coros, cantamos y seguimos con la próxima.

 

Ahora que estás viniendo más seguido a Chile, ¿existe la posibilidad de hacer algún trabajo en español desde tu parte?

-Sí, me encantaría. Ahora con mi banda –con Foncea, con Roberto y Diego- estamos hablando de escribir un disco junto; formar una banda y cantar todo en español, porque yo puedo. Además que yo escribo poesía en español, en francés y en inglés también. Toda mi vida me ha encantado la poesía. Es muy diferente a las letras de las canciones, pero lo voy a intentar.

 

¿Y dónde podemos encontrar eso?

-No lo he editado, pero por Instagram tengo varias cosas. Me gusta mucho Neruda y la influencia un poco romántica de antes.

 

 

Comentarios

comentarios