Álvaro Solar, de Protistas: “Queremos buscar nuevos terrenos, pero sin perder la dignidad”

   Por: Paula Castillo     

protistas

Protistas vuelve a brillar en la casa esta noche, con su show en el Club Chocolate. Los músicos detrás de Nefertiti siguen haciéndole la promo al disco y es “Ojos Favoritos” el single encargado de posicionarlos con una llamativa propuesta audiovisual, a través de una historia perdida en el espacio, literalmente. La banda, de todas formas, sabe perfectamente para dónde va y cómo quiere hacer las cosas. Eso fue lo que dijo Álvaro Solar, mientras compartía un café.

 

¿Cómo fue la experiencia de tocar en un festival chileno en México?

Álvaro: Es raro porque es como un proyecto bien loco de Quemasucabeza al final. Claro, hacer un festival de música chilena fuera de Chile, pero les resultó porque ya a través de Gepe y Pedropiedra, los Ases Falsos también (sobre todo ellos tres), crearon un lazo grande en México. Y Gepe por sobre todo yo creo, entonces, eso garantiza que igual va a haber público, ¿cachai? Y después están, bueno, Protistas, los Ases Falsos están con una pata en un lado y la otra pata en el otro. No sé, la Fakuta, que igual que nosotros ha ido dos veces, permite que el público mexicano nos conozca más.

Hay gente que nos ubica, y se sabe las canciones y que tenía muchas ganas de vernos en el DF, permite alcanzar más público. Somos una banda indie, tanto en Chile como allá; o sea, es una banda que necesita darse a conocer más, y en ese sentido, fue una súper buena experiencia porque garantizó que sonara bien, fue un lugar súper bacán de la capital.

 

Ahora iban más acompañados, con amigos…

Sí, lo pasamos súper bien.

 

Tradicionalmente se decía que la “internacionalización” de las bandas pasaba por radicarse en México. ¿Han pensado alguna vez en pescar sus pilchas e irse al norte?

No es fácil. Igual, eventualmente, no es algo a lo que yo me cerraría, porque es una experiencia vivir en otro país y es cierto que México tiene más gente –y está más cerca de Estados Unidos-, entonces, permite de alguna forma darse a conocer más, me imagino, pero no es un plan que lo tengamos pensando. Queremos volver a tocar allá y generar un lazo, pero no sé si radicarnos. Tal vez yo solo, quién sabe, pero mover cuatro personas a otro país no es fácil; hay familia, hay cosas.
¿Y otro país? Tú, por ejemplo, que dijiste que podrías irte solo.

O sea, me gustaría, pero llegar a otro país, encontrar trabajo, tener la visa. Son una serie de cosas y al mismo tiempo, tampoco es que Chile sea terrible. Tiene cosas bastante injustas, pero también tiene cosas buenas; es un país que yo quiero. No me lo he planteado la verdad.

 

Volviendo de plano a lo local. Hay mucha expectación con el lanzamiento de “Ojos Favoritos” en el Club Chocolate. Sabemos que Gepe, y Charly de Fármacos van a estar acompañándolos. ¿Cómo surgió la fuerza, idea de juntarse y hacer algo entretenido?

Como no tocábamos hace rato, queríamos de alguna forma volver a tocar en Chile con un concierto que sea grande, con show, con visuales, con luces, con invitados y tratar de que vaya gente. Las colaboraciones, bueno, con Charly ya hemos tocado antes –él nos acompaña en los teclados- , también vamos a tocar con trompetistas -porque nos gusta harto lo que generan las trompetas en nuestra música- y con Gepe, vamos a probar, hay buena onda. Somos amigos, del mismo sello, entonces es algo que se dio fácil.

 

¿Esto puede dar pistas de alguna colaboración más definitiva, en el estudio?

Na, no sé (risas).

 

¿Te gustaría?

Estaría bueno. Sí, son entretenidas las colaboraciones igual, pero no hay nada más conversado que eso.
Como que ha ido fluyendo no más.

Hemos tocado, no sé si con varios, pero en vivo hemos tocado con el Fernando Milagros, con la Camila Moreno. Es algo que de repente hacemos para abrir un poco el show y también para compartir con otros músicos, porque es entretenido salir de la burbuja de la banda y abrir un poco la colaboración, que digamos.

 

Oye, y detrás del concepto de “Ojos Favoritos” se ve hartos matices analógicos, los infinitos frames que ocuparon. En ese sentido, ¿cuánto tiempo tardaron en dar con este resultado? ¿Fue un concepto que pensaron desde el primer momento? ¿Cómo fue el proceso?

A ver. Por un lado, como que la canción habla un poco de un viaje espacial. Igual, no de una mantera tan figurativa tal vez, pero esa imagen está desde que se hizo la canción; como de una persona perdida en el espacio. Y por otro lado, hace tiempo que teníamos el bichito de hacer una animación.

Es algo bueno, porque la música de Protistas funciona con esa sensibilidad y porque tampoco nos gusta tanto creernos rockstars o algo así. Tratamos de darle una vuelta a la pieza del video y en este caso, una animación fue perfecta para no tener que seguir nosotros. De repente nos da lata. Y el proceso, lo hicimos con Enzo Cortavitarte –que es un chico muy talentoso- como en dos meses. Obviamente, hicimos otras cosas aparte.

 

¿Y ustedes lo ayudaron en el relato de la historia?

Tuvimos unas cuantas reuniones e íbamos viendo los avances e íbamos dando nuevas pistas de hacia dónde ir. Nosotros le dijimos de qué se podía tratar el video más o menos y a partir de eso, él fue buscando imágenes, otras que él hizo. Yo creo que a la larga el mérito lo tiene él principalmente, antes que nosotros. Ahí con la banda fuimos una especie de productores ejecutivos más que directores, realizadores o lo que sea.

 

 

¿Cuál es el diagnóstico que hacen después de casi un año del lanzamiento de Nefertiti?

Mi diagnóstico es positivo. Seguimos creciendo como banda en todos los aspectos y en ese sentido, el lanzamiento del disco, o sea, haber hecho Nefertiti y todo lo que pasó después, ha demostrado eso. En términos prácticos, eso significa hacer menos shows, pero mejores –no tocar tanto-, y perfeccionarse para sonar mejor, hacer todo más pro. En ese sentido, creo que ha sido un buen disco.

En general, siento que la crítica tiende a ser buena. Hay un respeto por el proyecto a estas alturas, de varias personas, no de todas, porque somos una banda que mucha gente ni siquiera conoce, pero la gente que nos conoce, mucho la valoran bastante, ya siendo de prensa o el público. Hay una conexión potente con quienes les gusta Protistas y yo creo que esa alianza siempre va creciendo. Con el último disco creció más y cuando saquemos algo más, ojalá que siga.

Nos sentimos orgullosos de las cosas que hemos hecho hasta el momento, en términos de la autoría, del estilo que hemos explotado e investigado y en ese sentido, queremos seguir moviéndonos, seguir avanzando y buscar nuevos terrenos, pero sin perder la identidad.

 

Esa investigación de la que tú hablas, ¿es a través del mismo sonido, de las composiciones, de ir reciclando un poco las ideas, de ir rescatando artistas u otras influencias?

Tiene que ver con varios factores, pero todos al final llegan al resultado que es la música. Hay que poner a la música como primera prioridad en este tipo de cosas, pero también tiene que ver con una forma de hacer las cosas, de nuestra forma de trabajar, de nuestro estilo. De alguna manera, son los elementos que hacen que nuestro sonido sea reconocible, el cual tiene una marca propia dentro de la música del país y en ese sentido, no sé cómo explicarlo en cosas concretas, pero igual creo que tenemos un universo cimentado en varios aspectos.

 

Dentro del proceso de Nefertiti pasaron varias cosas. En noviembre sufrieron el robo de sus instrumentos y en ese tiempo, ustedes se unieron con varios artistas, harta gente se acercó a ayudarlos. ¿Qué sacan en limpio de esos días? ¿Cómo los recuerdas?

Cuando sufrimos el robo fue bien duro. La situación (…) es muy difícil que la justicia funcione en este tipo de cosas, es como entrar en una cuestión sin mucha solución, siento yo. Pero al mismo tiempo, por lo menos nosotros –o yo personalmente- tampoco siento un apego a las cosas materiales, que me haga llorar, sufrir o que me traume. Onda, lo que pasó fue feo, pero no me generó no fue un vacío emocional, creo. Da rabia no más y después, es inevitable lamentarse de algunas cosas, pero de a poco uno construye de nuevo.

Fue bonito también sentir un poco como la camaradería de los colegas, que nos apoyamos. Hicimos una fecha a beneficio donde todos participaron gratis y fue un éxito. Eso es pura amistad dentro de la música. Tenemos gente con la que nos relacionamos y son nuestros amigos dentro de la música, y eso ha sido dedicándonos a esto. Hay gente bacán.

 

Después del lanzamiento de “Ojos Favoritos”, ¿qué sigue para Protistas?

Yo estoy empezando a componer, tratando de ver hacia donde quiero llevar nuevas canciones. Tratar de entrar en ese espacio es lo que me interesa. Vamos a estar en el Frontera, en lo más concreto y van a seguir saliendo fechas en el verano, cosas de ese tipo. Ojalá volver a México pronto.

Lo importante, en términos de lo que nosotros tenemos que hacer, es volver a encerrarnos y trabajar en nuevas canciones, porque yo por lo menos, ando motivado con esa idea y los chicos también. Hay que aprovechar el tiempo; ojalá que uno pudiera sacar un disco cada año –que no es fácil-, pero ojalá pronto tengamos nuevo material, no sé cuándo.

 

Entonces, se viene.

Uno no puede evitarlo, se tiene que seguir haciendo cosas.

 

Comentarios

comentarios