Camila Moreno: “Maté la necesidad de agradar y portarme bien”

   Por: Camilo Pinto     

camilafb

En vísperas del show del lanzamiento de su gran disco Mala Madre, hablamos con Camila Moreno e hicimos la experiencia de escuchar canción por canción su disco y pudimos adentrarnos mucho más en sus amores y temores, en su infancia y en la mística de lo humano y lo religioso. Aquí podremos conocer a una nueva Camila Moreno. Aquella cuya vida y experiencias salen por los poros de su nueva música. Ponga “Play” y disfrute este repaso – junto a ella – de uno de los discos del año, track por track.

 

 

“Tu mamá te mato”

“Yo me imaginé esta canción como una película, pero que tiene varias lecturas, una es de una mujer que asesina a su hijo porque se da cuenta que llegó el Apocalípsis, que el sol ese está apagando, todo se está acabando y se da cuenta que “este no es el sueño de dios”. La otra es de lo que me ha pasado con otras parejas que las madres matan, forman o diseñan a sus hijos, y hace que a veces sea muy difícil relacionarse con ellos a nivel de pareja. En fin, estay cagao porque tu mamá te mató y por eso te voy a dejar”.

“Esta canción siento que es muy Florence and The Machine en el coro, en la parte donde entran las baterías tiene algo de The xx, pero igual aquí trabajé harto en el ensayo y el error, como en todo el disco”.

 

“No parar de cerrar, no parar de abrir”

“Es la más “alegre” porque tiene mucha rabia, mucha energía, harto ritmo. Casi bailable. Pero muestra mucho lo de terminar, volver, terminar, volver nuevamente con una pareja, hay algo en eso que me gusta, como a todos, una obsesión de estar en esa dinámica de no parar de cerrar, no parar de abrir”.

“Es una canción agresiva, era como el sentimiento de liberarse al terminar una relación… Quería que acabara, necesitaba eso, son complejas los sentimientos. Tenía que terminar, pero no quería, pero se transformó en una bomba que hizo terminar todo muy mal, muy feo”.

 

“Sin mí”

“A nivel emocional yo hice esta canción por el término de una relación amorosa de 4 años. Terminó muy mal y tuve que hacer esa canción porque o sino me iba a dar cáncer. La hice llorando, y eso la hace muy diferente ya que forma parte de lo que uno siente por dentro. Era una sensación de estar en un lugar que te hace sentir tan mal, pero a la vez hay tanto amor que no quieres salir de ahí, por eso la letra “abrazarte o soltarte, ya no puedo decidirme”. Musicalmente tiene influencias de baladas románticas del grupo Camila, ¿lo conoces? “Mieeentes! Me haces daño y luego te arrepientes…” ¡Me encanta!”.

 

“Libres y Estúpidos”

“Es una crítica a la sociedad, a los políticos. Me cuesta hablar de temas puntuales, pero refleja una sensación de todo, de las guerras, las dictaduras, de las opciones humanas que hemos tomado con nuestra libertad, ¿de verdad somos libres? Pero hacemos tantas estupideces, la guerra en Irak donde se mató a gente, la misma humanidad destruye las cosas tratándole de entregar un sentido a esa destrucción. Somos bastante estúpidos”.

 

“Maquinas Sin Dios”

“Aquí la búsqueda del sentido va por el lado más religioso, entregándole simbolismo a cosas y matándonos por ello. Un paganismo de lo ritual, lo natural, de entregarle un sentido al porvenir. “Yo vi la sangre, yo vi los cuerpos…” hace alusión a los 43 de México; traté de imaginar eso o lo que pasó en Auschwitz, ¿Cómo la humanidad logra hacer estas cosas? Yo prefiero ser, me considero, una maquina con Dios. Porque yo tuve una experiencia con Dios… y fue increíble, es algo que va más allá de la religión, es místico, es algo de una experiencia propia que va más allá de ti y logras sentirte parte de algo más grande, como la naturaleza o el universo”.

 

“Piedad”

“Aquí hay mucho de Portishead y Massive Attack, o el lado depresivo de Radiohead, música que escuché mucho en los ’90 y que sigo escuchando. Tiene mucho que ver con la oscuridad y con los días grises, me encantan en especial como hoy, amo que llueva y me cargan los veranos.

Hablo mucho aquí de la relación con mi abuela y un grupo de mi familia, con los que no tengo ninguna relación ni onda, porque son fachos, son autoritarios, no tengo ningún tema en común con ellos. Nada. Si hasta se espantaron con la portada de mi disco,  porque son conservadores y la encontraron ordinara. Son simpatizantes del opus dei, que se yo, tienen una volá muy rara y de ahí nace la canción, del asco de tener esos familiares fachos y tener que relacionarse con ellos, no solo porque sean fachos sino por muchas otras cosas más.

 

“Julia”

“En el disco hay mucha presencia de jardines, porque viví en mi infancia en un jardín cerca de Talagante y en el proceso de este disco mi abuela decidió vender ese Jardín. “Por qué vendiste el jardín?”, era mi hogar, un lugar de refugio, al que yo podía acudir. Viví 6 años ahí, me relacioné con la naturaleza, escribí el disco Panal en ese jardín. Fue un lugar de encuentro personal y familiar, que ahora se perdió. Yo igual ahí tenía mi propio jardín secreto, sí, la película me marcó mucho… De hecho en “Esta noche o nunca” hablo de un árbol rojo que se refiere a un libro de Shaun Tan que habla de mundos imaginarios y de darle significado a las cosas muy metafóricamente, es muy lindo.

 

“Esta Noche o Nunca”

“Es una balada pero con un corte referencial mucho más cercano a Caramelitus o Cocteau Twins, mucho más electrónica. Es mucho más fantasiosa, viene de las ganas de tener una pareja como el poeta Francois Villon, que era un asesino, es una fantasía que tengo de niña de estar con una pareja que sea extraordinaria, un artista o un poeta, pero que esté un poco loco”.

 

“Bathory”

“Esta canción encierra el concepto central del disco, de la mala madre siendo un arquetipo de bruja, de mujer fea, de lo que no se debe ser. Bathory en ese sentido es una gran mala madre. Yo me leí el texto de Alejandra Pizarnik y es muy bonito lo que pasa con el personaje de Bathory, que a pesar de ser una mujer que asesina a 639 mujeres, te terminas enamorando de ella. Uno se refleja en ella, al darte cuenta que uno es una asesina de los seres humanos, metafóricamente, para encontrarse con uno mismo, sobre todo al término de una relación. Y así darte cuenta de cosas que harías pero que no sabías que hacías, como transformarme en una mujer neurótica, que se enoja o ser una mujer déspota que se pone a gritar…, fue difícil apagar los sentimientos”.

 

“Bailas en los polos”

Esta canción me la viví de una manera muy rara, esta canción es un compendio de titulares de un diario, que yo amo, que se llama Noreste y existió entre los años 1985 y 1991 y que fue escrito por Santiago Elordi y el poeta Beltrán Mena, era un diario que tenía noticias poéticas. El diario tenía titulares como “Naufragio gracias al amor de una niña que mascaba chicle”, me fascinaba y estaba en todos los quioscos y trataban de rememorar ese Chile de los años ’50 y ’60, donde existía esa poesía en todos lados, en todas las esquinas, y ese es un Chile que yo añoro, ese Chile de Enrique Lihn, Jorge Tellier, Vicente Huidobro, Pablo de Rokha. Y el baile está en la necesidad de bailar que tengo, ya que yo estudié danza y tengo una relación muy fuerte con ello, por eso traté de agregarle eso al disco, agregarle el baile.

 

“Todo” 

“El apocalipsis y el nieva en Santiago habla de un espacio emocional, sensorial, no de algo literal. Aunque me encantaría que nevara en Santiago. Es esa emoción, “te sientes tan raro, especial y solo, pero todo lo que sentiste lo han sentido todos”, es cerrar el disco con todos los tormentos que uno ha vivido, esas cosas especiales que todos ya lo han vivido. Lo que amaste, alguien ya lo amó, lo que mataste alguien ya lo mató, viene de la idea de dejar de sentirse único… ¿Qué maté? La necesidad de agradar y la necesidad de portarme bien, portarme según los cánones establecidos que te obligan a ser de una forma o una manera. Eso maté”.

Comentarios

comentarios