Entrevista con Milton Mahan y Mariana Montenegro: Dënver sigue adelante

   Por: Juan Ignacio Cornejo K.     

DENVER interior 1

El anuncio de su separación causó sorpresa y dio para muchos comentarios. Y entre tanto ruido, tanta distracción, resulta que ahora siguen juntos y muchos quieren saber qué va a pasar ahora y cómo ocurrieron lo hechos. Bueno, aquí les aclaramos en algo la película.

 

Con Dënver estuvimos hace no mucho: ellos fueron portada de nuestro número 10, el 30 de julio. Pero es tanto lo que ha pasado desde esa fecha que esto es como empezar de cero. Tres días antes de esa portada, ofrecieron en el Teatro Cariola el show más grande que han hecho por cuenta propia en Santiago y del cual hoy Mariana Montenegro se declara feliz. Y esa misma noche avisaron que su disco Fuera de Campo no estaría disponible por un buen rato, porque su sello Feria Music los dejó pagando.

 

El 1 de septiembre, estrenaron el video para “Las Fuerzas”, trabajo que poco alcanzó a saborearse. Sólo dos días después, todos nos quedamos sorprendidos ante el anuncio del mismo grupo de que Mariana y Milton tomarían caminos distintos y que este era el fin de la dupla. En 37 días,  pasó de todo, y ahora que ha vuelto la calma y Dënver confirma que no habrá rompimiento, poca gente entiende cómo se fueron dando las cosas.

 

Fue todo raro. Y se entiende. “No somos pareja, pero es casi como serlo. Con una pareja, uno termina un montón de veces. Fue eso lo que nos pasó y viendo este disco que es como un hijo, pensamos ‘¿lo queremos mandar todo a la chucha y que el disco lo sufra?’. Y en un inicio, sí, quisimos mandar todo a la chucha. Fue un momento”, explica Milton Mahan.

 

Es lógico que tú que lees esto encontraste tu propia explicación para el fin del dúo en su minuto. “Quizás no es la primera vez que se separa Dënver. Sí es la primera que se sabe públicamente”, continúa Milton.

 

Lo más llamativo es que la publicación en el Facebook oficial de Dënver fue poco antes de un viaje a México, que se asumía como la última actividad previa al fin de la aventura. Ese fue un vuelo de 20 horas sanador y conciliador. Revisaban las redes sociales y se encontraban con muchos mensajes, demasiada gente opinando para bien o para mal. “Si no hubiéramos tenido ese viaje, no nos hubiésemos visto. Era obligación estar juntos, eso nos hizo conversar”, confiesa Mari.

 

Llegando a México, el 90% de las entrevistas eran enfocadas en este impasse. “Iban a ser los últimos shows”, sentencia Milton. “Pero teníamos que vivir este disco”, le contesta Mariana. Y así comenzó la curación.

 

“No andamos creando un personaje por las redes sociales”, asegura Milton, a quien mucha gente lo apuntó en pleno quiebre y en parte dando a entender por qué no quiso salir a explicar nada después. El muchacho habló en caliente el mismo día del comunicado, con La Tercera. ¿Se arrepintió? “Sí, me arrepentí. Me pilló justo en el momento donde hablé de más, pero tampoco es tan terrible. Hay que expresarse. Se cuestiona mucho que uno se emputezca y se exprese. Dënver tiene su lado maligno y salió a la luz. Está bueno igual que la gente lo haya conocido”.

 

Mariana recuerda que ese día “me llamaron de todos lados, pero yo no le quería contestar ni a mi mamá. Me llamaron un número que no conocía y contesté. Y también me sacaron unas respuestas”.

 

Después de todo, llegó la calma. “Nos hizo bien expresar esta rabia, no lo vamos a ocultar. Venimos a entrevista de la casa, si vivimos juntos”, se ríen los muchachos ahora. Son socios, se conocen de toda la vida. Es casi como si fuesen los hermanos Gallagher, ejemplo que Milton cita y que también es tomado para la broma.

 

¿Qué cosas aprendieron en esta pasada? “Primero, que Dënver es súper importante para nosotros, que no estamos dispuestos a arriesgarlo. Mezclar las cosas personales con la banda no es tan bueno, vamos a ser precavidos”, responde Mariana. “Por ejemplo, ya no vamos a vivir juntos”, apunta Milton. “Me voy de la casa”, le dice ella, con una sonrisa. Y es en buena. “Ahora que me voy, va a ser distinto”, cree Mariana. “Nos vamos a echar de menos”, comenta Milton. La complicidad de toda una vida no se pierde.

 

Dentro de campo

 

La vida sigue, y su disco está ahí. Podría suponerse que este supuesto fin venía arrastrándose de antes, pero ellos lo desmientes. “En pleno disco estábamos súper unidos”, dice Mariana con seguridad. Y ahora Fuera de Campo retoma un vuelo que nunca perdió del todo.

 

“Se perdió la instancia de venderlo en el concierto en el Cariola. Había novecientas y tantas personas. Los discos antiguos se vendieron harto, imagínate hubiésemos tenido el nuevo. Cuesta reunir a esa cantidad de gente también”, lamenta Milton. El disco está disponible desde hace un rato ya. Ya está en la Tienda Nacional, en Tienda de Música Chilena, en Sonar. Y se ha vendido bien.

 

Lo que pasó con la no-salida del CD no tuvo que ver con ellos, se excusan. “Dos días antes nos llegó el anuncio de Feria Music. Lo mínimo que nos parecía era que nos avisaran con un tiempo para reaccionar. Lo intentamos, pero era imposible en dos días. ¿Qué otra explicación íbamos a dar?”, pregunta Milton. “Tampoco quisimos decirlo antes del show, para que la gente no se confundiera o no fuesen a perder las ganas de ir”, agrega Mariana.

 

Ahora Dënver está empujando su sello Precordillera, donde suman a Colombina Parra y Prehistöricos, producidos por el mismísimo Milton Mahan. Ni se le ocurra pensar que eso es todo. Van a anunciar más fechas. El 4 de octubre están en La Batuta. Quieren otro video,  y a mediados de la semana del 1 de octubre van a estrenar una canción por Internet, que grabaron en el último mes. “No tiene nada que ver con lo que pasó, pero puede que tenga un juego macabro con todo esto que pasó en la letra”, avisa Milton.

 

Así está la cosa. Dënver sigue vivo, trabajando y pensando en qué cosas hacer en el futuro. “¿Vamos a grabar otro disco? Yo creo que sí, ¿o no?” le tira Milton a Mariana. Ella se ríe nomás. Nadie pretende hacer creer que aquí no ha pasado nada, y eso justamente los tiene hoy en buen pie. Al menos eso parece. Ya veremos.

 

Comentarios

comentarios