Devo: devotos de la ironía

   Por: Rodrigo Ulloa     

Devo

Desde sus comienzos, Devo se llevó muy bien con la vanguardia. Su laboratorio era la pista de baile, la fiesta su conejillo de indias y el punk la materia prima para llevar adelante este experimento que buscaba ante todo provocar.

 

Formados en la facultad de artes de la Universida de Kent, Devo tomó su nombre del concepto de “De-Evolución”, una idea que en pocas palabras dice que la sociedad va hacia atrás en términos evolutivos. Y algo de razón tenían. Sobre todo cuando en 1970 Gerald Casale, fundador, voz, bajo y sintetizadores, fue testigo de un tiroteo en su propia universidad que acabó con la vida de 4 estudiantes. La idea de “De-Evolución “ no abandonó más su cabeza, tanto así que 3 años después concretó la idea junto a Mark Mothersbaugh para debutar con la banda que luego conoceríamos por sus impermeables amarillos y los maseteros en la cabeza.

 

El primer sorbo de fama llegaría con Question: Are We Not Men? Answer: We Are Devo! su debut discográfico editado en 1978 y producido nada menos que por Brian Eno, una especie de Phil Spector pero bueno del alma.

 

 

Gracias a canciones como “Jocko Homo” y el particular cover para “(I Can’t Get No) Satisfaction” de los Stones, la prensa de la época los hizo pedazos tratándolos de “Fascistas” e “Inhumanos”, una reacción que lejos de achacarlos los puso en el mapa musical como tipos extremadamente provocadores. Justo como querían ser reconocidos.

 

En 1980 se anotaron el mayor éxito de su carrera con “Whip It”, la canción más destacada de Freedom Of Choice, el disco que finalmente los instalaría como una banda a nivel masivo.

 

Todo comenzaría a irse al carajo cuando su sello, Warner, empezó a meter manos en las decisiones artistas. Querían a Devo como artista prioritario y para ello, contrataron al productor de los Cars. ¿El resultado? La banda se transformó en un débil remedo de lo que años antes había construido, sólo con escaramuzas de genialidad. Por suerte su legado ya estaba escrito.

 

Comentarios

comentarios