Alain Johannes, uno de la casa

   Por: Paula Castillo     

   ¿Y como estuvo?: Bonito, bonito
   ¿Cuánta gente andaba?: Unas 500 personas
   ¿Cuánto duró?: Un hora de reloj
   ¿Cuánto sonó?: All good, dentro de todo
   El momento para el recuerdo: El momento de las percusiones con Cote Foncea

SGL-Paulo Reyes-9996

Fotos: Paulo Reyes (Gentileza Lotus Producciones)

Alain Johannes

Domingo 27 de septiembre / Ex-Aeropuerto Los Cerrillos (Santiago Gets Louder)

-

Qué es bonito escuchar a Alain Johannes. Es que el público merece conocerlo y agradecemos estas instancias para que difunda su música.

 

Y la escena es la siguiente: 50 personas lo estaban esperando. Él, feliz, además que tenía que cumplir con el itinerario –que fue puntual en todos los escenarios-. Ni cinco minutos pasaron y esos 50 fueron aumentando en 100, 200, 300, 500, casi mil.
Salir entre medio de Dorso y Deftones para nadie es fácil y Johannes se la pudo.

 

En escena, el chileno empezó con “Towers”, pero nada nos fascinó más que su complicidad con las percusiones, impecables, de Cote Foncea. El dúo dinámico nuevamente hizo de las suyas y cautivó a la gente de su alrededor. Sin embargo, advertimos el descontento del vocal con los arreglos técnicos de su guitarra, interrumpiendo sus riffs. Cuidado ahí.

 

Se agradece el background musical de Alain. El amigo de Josh Homme y compañero de Angelo Pierattini, se concentra en su trabajo solitario para tocar “Return To You” y entre medio, “All My Friends”, además de “Nature Wants To Kill Me”, de sus años dorados con Eleven.

 

Al pasar el show, quedó en evidencia las influencias y mundos que tiene Johannes, que la tarde del domingo sirvieron para inspirar a los presentes y armonizar la puesta de sol que lo acompañó desde atrás.

 

 

Comentarios

comentarios